• Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size
  • default color
  • dark color
  • red color

 

Riquezas Mineroenergéticas

Una región con grandes riquezas minero-energéticas que han despertado el interés de las trasnacionales

 

Nuestros muertos

Para el gobierno es seguridad democrática, para nosotros, los campesinos, son ejecuciones extrajudiciales, detenciones masivas y arbitrarias, bloqueo político y económico, desplazamiento..

 

Nos movilizamos

Frente al histórico abandono estatal, a la continua violación de nuestros derechos fundamentales, por la defensa de nuestro territorio y por una vida digna, nos organizamos, nos movilizamos, nos integramos.
Inicio
Campesinos buscan estrategias frente a los cultivos de uso ilícito PDF Imprimir E-Mail
Escrito por CISCA   
sábado, 21 de junio de 2008

Durante los días 23 y 24 de mayo, más de 600 campesinos del Catatumbo se reunieron en el polideportivo del municipio de El Tarra, en Norte de Santander, para discutir colectivamente su posición frente a los cultivos de coca. No es común que las comunidades se pongan a trabajar el tema de esta forma, ni que los campesinos con cultivos de coca lo discutan con quienes  no los tienen. Empero, la organización convocante, el Comité de Integración Social del Catatumbo (CISCA), lleva años desarrollando una visión integral y completa de las problemáticas de la zona. Valga decir que la decisión de los campesinos de reunirse se tomó antes de las actuales fumigaciones, no fue una decisión  coyuntural sino política y eso se vio en las decisiones adoptadas.

La reunión abrió con una ponencia de Ricardo Vargas Meza, quizás el analista que más se ha dedicado a investigar el  tema y cuyo análisis no deja de  lado los aspectos sociales y políticos de la coca y las propuestas que, desde el gobierno, se  hace a las comunidades.  Vargas Meza explicó a la comunidad catatumbera que, el gobierno,  en materia de sustitución de cultivos,  no tiene en cuenta las propuestas comunitarias. Según él, es política de gobierno promocionar  cultivos rentables (palma aceitera, caucho, cacao, etc.),  para la exportación,  donde el campesino no tiene control alguno, ni es beneficiario del proceso de transformación de tales cultivos. Además el programa “Familias  Guardabosques”, bandera del gobierno en política de sustitución,  ha sido un fracaso rotundo, a lo largo y ancho del país.

La reunión también escuchó el testimonio de un campesino del Putumayo, región donde el Estado ha fumigado, destruyendo, como es de costumbre, los cultivos de pan coger, y donde las comunidades aceptaron las propuestas de la agencia norteamericana USAID y del gobierno colombiano. Sin embargo, se dieron cuenta que no había posibilidad alguna de salir adelante con esos proyectos. A los campesinos les dieron poca plata y además tenían que viajar con frecuencia a reuniones convocadas por USAID. El costo de los viajes superaba con creces el monto de la ayuda que entregaban a los campesinos. A la mayoría les tocó retirarse de los proyectos. Inclusive por iniciativa propia llegaron a un acuerdo con la policía de comprar una finca, entre todos los campesinos, para sembrar cultivos lícitos y entregaron las coordenadas para que no fuese fumigada, sin embargo, fue fumigada, dañando los cultivos y atacando una iniciativa propia de la comunidad.

Las ponencias de Vargas Meza y del campesino del Putumayo fueron muy ilustrativas y se vieron reflejadas en las discusiones de la comunidad y en la declaración final del encuentro. La comunidad del Catatumbo es consciente del gran daño que causa la coca a su propia gente. No se puede negar que el cultivo genera descomposición social, vinculando personas a una cultura de dinero “fácil” que resulta no ser tan fácil, pues como un campesino explicó, hay que trabajar mucho y se corren distintos peligros. También fomenta el individualismo, atentando contra las tradiciones del campesino y sus formas organizativas. El foro organizado por el CISCA  muestra que el individualismo y la coca aún no han podido con la comunidad y el hecho de haber identificado estos elementos es significativo y muy positivo.

Con base en su propia experiencia y lo compartido con los ponentes invitados, los catatumberos decidieron  no  “hacer negociaciones o pactos locales o veredales con entidades ejecutoras de políticas de desarrollo alternativo o con el mismo gobierno nacional. Esta metodología de traer pequeños proyectos, divide a las comunidades, genera impactos precarios frente a la naturaleza del problema y puede engendrar males peores para la región, que los que está produciendo la misma economía de la coca.”  Así dieron aviso al Estado que el problema es global y las soluciones deben ser globales.

Acción Social, la agencia presidencial, suele repartir proyectos pequeños entre la gente condicionándolos a la erradicación previa y total de los cultivos de uso ilícito en la vereda. Es más, cuando una persona vuelve a sembrar coca, bien sea por no compartir la política de erradicación o por pobreza (lo más común), toda la vereda pierde los subsidios gubernamentales. Así se divide la comunidad y los vecinos de uno hacen el trabajo de la policía, espiando a su comunidad y enfrentándose entre sí en vez de pelear con el mismo Estado. A la vez Acción Social promueve políticas de apertura económica, las mismas políticas que han arrasado con la producción agropecuaria del país, empujando los campesinos hacia la coca.

El foro también decidió no repetir los errores de otras comunidades tomando decisiones precipitadas. Hay que pensarlo bien y por lo tanto dijeron que “es compromiso de las comunidades continuar la reflexión, la generación de espacios de
encuentro, y el proceso organizativo, todo en aras de mejorar las propuestas y poder estructurar el plan de vida que sea el soporte para el futuro de la región.” Su declaración terminó con un llamado para proteger los recursos naturales y fortalecer espacios democráticos donde las comunidades puedan participar en la toma de decisiones que las afectan, al contrario de la política anti-narcóticos del gobierno, que ha excluido sistemáticamente al pueblo de la toma decisiones y el diseño de planes de desarrollo, supeditando toda su política a los intereses y las relaciones con los EE.UU., quienes al final de cuentas son los que realmente han definido la política de desarrollo y la lucha contra la coca en el país.
Modificado el ( sábado, 21 de junio de 2008 )
 
< Anterior   Siguiente >

Publicaciones

Investigación
Memoria

Galería de Fotos

Investigación
Logo Congreso
Logo CNA
CONFLUENCIA
REDHER

Calendario

« < Septiembre 2017 > »
D L M X J V S
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

www.ciscatatumbo.org
cisca